Otilca, Escuela de Música Luisa Cáceres de Arismendi cuenta con dos virtuosos directores de orquesta

Tanto Samuel González como Juan García son directores de orquesta, ambos formados en el Sistema de Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela.

El director de una orquesta, es ese hombre que mueve las manos sin descanso, simplemente es la pieza indispensable de la orquesta, el alma, la cabeza y el corazón, es mucho más allá,  que unas manos que no dimiten de trabajar.

Otilca, Escuela de Música Luisa Cáceres de Arismendi cuenta con dos virtuosos directores de orquesta, ellos son:

Samuel González Castrillo, guariqueño de pura cepa, director de la Orquesta Típica Insular Luisa Cáceres de ArismendiOtilca”, quien es licenciado en Educación, mención Desarrollo Cultural, además de director de coral y de orquesta, formado en el Sistema de Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela, así como también locutor, certificado por la U.C.VUniversidad Central de Venezuela”.

Juan José García Noriega, margariteño, joven violista Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela, director de la Orquesta Sinfónica Infantil y Juvenil del Núcleo Porlamar, además de abogado y profesor de Otilca, Escuela de Música Luisa Cáceres de Arismendi

Teniendo ambos profesionales venezolanos, el privilegio como directores de orquestas, estar  situados en una peana, la cual,  los eleva para que,  absolutamente todos los miembros de la orquesta los visualicen sin problemas, y es que,  la perspectiva por encima del resto de los  músicos,  es un asunto,  no de supremacía, sino de disposición a la hora de que todos los instrumentistas logren verlos a la vez que tocan.

Además la profundidad de las mímicas de un director de orquesta, puede considerarse teatrales, pero hay que tener en cuenta que los músicos le ven de reojo, se podría decir en un secundario plano.

Generalmente los directores de orquestas, en su mano derecha suele llevar una batuta con la que marca el “tempo”, el ritmo del compás y su velocidad, conjuntamente, dependiendo de la obra suben y bajan la batuta, es decir, un compás binario o dividido en dos partes, parte de abajo, va hacia la derecha y sube, además está el compás ternario o parte de abajo, va hacia la izquierda, hacia la derecha y arriba, mejor conocido como compás cuaternario.

Definitivamente una orquesta está integrada por un gran número de personas, que puede oscilar entre 40 y más de 120 músicos, y es que, todos ellos disfrutan al tocar su parte, pero con idénticos criterios de velocidad, ritmo, volumen sonoro, carácter, entre otros,  el director de orquesta, es quien se encarga de asignar, esos criterios a los músicos, que tienen que seguirle,  fielmente si se quiere que todas esas personas respondan como una sola.

Felicitaciones para ambos, ya que son,  pioneros en la creación de directores de orquesta, concebidos como un proyecto cultural de inspiración nacional e integrador y con las más altas cuotas de calidad artística posible, con mística y profesionalismo, el cual, se logra evidenciar a lo largo de la trayectoria de ambos profesionales.

Redacción: OtilcaRadio

Foto: El Sol de margarita