Parque Nacional General Juan Pablo Peñaloza y sus montañas de relieve escarpado.

El Parque nacional General Juan Pablo Peñaloza es un parque nacional de Venezuela que está formado por varios páramos: Entre ellos Batallón, La Negra, El Zumbador, Las Coloradas, entre otros; los cuales son una importante fuente de abastecimiento de aguas.

El Parque Nacional General Juan Pablo Peñaloza está situado entre los Estados Mérida y Táchira. Comprende una superficie de 75.000 hectáreas, es decir,  los páramos El Batallón y La Negra, donde se localizan varios cursos de agua.

Fue declarado por Decreto N° 2.716 de fecha 18 de enero de 1989, con la propósito de resguardar estos importantes humedales.
En sus cumbres brotan importantes afluentes que alimentan al complejo hidroeléctrico Uribante-Caparo.

El Parque Nacional General Juan Pablo Peñaloza está constituido por un conjunto de montañas de relieve escarpado.

En el Parque Nacional General Juan Pablo Peñaloza nacen los ríos Uribante, El Escalante, La Grita, Mocotíes, El Molino, Torbes, Umuquena y Quebrada Grande.  Posee un clima húmedo templado con temperatura promedio de 17 °C, a nivel del páramo desciende a 4 °C. La altura máxima se encuentra en la cumbre del pico El Púlpito, 3.942 msnm. Existen más de 130 lagunas de origen glaciar, de las cuales sobresalen La Verde, La Grande, La Negra, Hoyada Grande y La Piedra.

Clima y vegetación

La zona goza de una importante vegetación, como bosques montañosos, bosques húmedos, bosques pluviales y páramo pluvial.

Las características climáticas que  presenta el parque han ayudado al desarrollo de formaciones vegetales. En los páramos se destaca el dominado frailejón de palito Espeletia nerifolia, Espeletia yahnii, Achiane pulvinata, el coloradito Polylepis sericea.

Los pinos aparrado Podocarpus se observan en la selva nublada, así como oleifolius, el palo de hierro Ocotea calophylla y la mano de león Orcopanax moritzii.

La vegetación del Parque está influenciada por las condiciones climáticas y topográficas, presentando en su zona media un bosque nublado siempre verde, con especies arbóreas como el pino aparrado, el palo de hierro y el nogal. En los sectores más altos aparecen formaciones vegetales de páramo como el coloradito, el saisai, el birabirón del páramo y el frailejón.

La fauna del Parque Nacional General Juan Pablo Peñaloza incluye mamíferos como el venado matacán, la lapa andina paramera, el zorro guache y el oso frontino. Entre las aves, se puede avistar el colibrí ángel del sol, el colibrí pico largo, el colibrí chivito de los páramos; así como la paloma gargantilla, la gallineta de monte y el pato torrentero, especie que requiere protección.

Muchas son las especies en peligro de extinción que se pueden hallar en el parque, tales como; el oso frontino, Tremarctos ornatus, el tapir o danta Tapirus terrestres y la ardilla Sciurus granatensis.

El Parque Nacional General Juan Pablo Peñaloza atrae muchos visitantes por la belleza de sus parajes y su rica biodiversidad, es visitado por los turistas que admiran la naturaleza así como todos sus recursos.
Se accede por la carretera trasandina, siguiendo las vías San Cristóbal-La Grita-Bailadores y San Cristóbal-Queniquea-La Grita-Bailadores. Por vía aérea hasta el aeropuerto de La Grita.

Desde el parque se puede observar el curso del agua que desciende desde los páramos.

El sitio es ideal para el excursionismo de montaña y el turismo ecológico. Al llegar uno de los encantos del parque son los ríos cristalinos, las quebradas y caídas de agua como las cascadas de Bailadores, Rincón de la Laguna, Rincón de Nieto y Guayabales.

En el parque no está permitido el uso de fogatas. Se deben usar cocinillas a gas o kerosene.