Aquella mañana se callaron los tambores. Un vaho invisible se fue apoderando del barrio Marín y un azote de tristeza cayó sobre todos como un rocío premonitorio. Era temprano y por eso muchos niños aún dormían aprovechando el asueto de vacaciones. Los tambores estaban mojados y navegaban como balsas sobreLeer más