Venezolano Pacho Flores tocó con 12 trompetas en el Palacio de Bellas Artes de México

Considerado uno de los mejores trompetistas del mundo y ganador de múltiples galardones, como el codiciado primer Premio del Concurso Internacional Maurice André, el tachirense Francisco Flores ofreció el primero de septiembre en el Palacio de Bellas Artes un concierto con la Orquesta Sinfónica de Minería (OSM) en el que tocó con 12 trompetas, de acuerdo con los movimientos de cada una de las obras.

El músico, quien abarca estilos clásicos y populares, estrenó en México el Concierto venezolano para trompeta y orquesta, de Paquito D’Rivera, e interpretó el Concierto de otoño para trompeta y orquesta, de Arturo Márquez; Mestizo, concierto para trompeta, de Efraín Oscher, y Crónicas latinoamericanas, de Daniel Freiberg.

En cada pieza emplea trompetas diferentes con la finalidad de hacer más bella la música, así que hay movimientos que los toca con una en do; con la trompeta en fa toca algo más sutil y dulce, y hay movimientos que requieren de ese instrumento en re o utiliza una de cuatro pistones.

Formación en el Sistema de Orquestas

El artista, quien se formó en el Sistema de Orquestas Juveniles e Infantiles de Venezuela creado por el maestro José Antonio Abreu, está muy contento por el concierto, pues interpretó obra de cuatro compositores vivos que le han dedicado esas piezas y ahora forman parte del repertorio latinoamericano de la trompeta.

Pacho Flores, en colaboración con el sello Deutsche Grammophon, ha realizado una serie de grabaciones de sus abundantes y variadas inquietudes musicales. Al respecto, comparte que ‘‘el repertorio latinoamericano para trompeta prácticamente no se había tomado en consideración, porque tanto compositores como solistas no se habían puesto a trabajar.

‘‘Tengo una carrera internacional de concertista desde hace muchos años y me siento muy comprometido con nuestro folclor latinoamericano, por eso trabajo en colaboración con estos compositores para expandir el repertorio”.

Flores aseguró que todo lo que emprende, como impulsar el repertorio para trompeta, lo hace con el corazón. ‘‘Cuando toco y hay un proyecto que me encanta realmente lo siento muchísimo; creo que si me emociono puedo emocionar a los demás”.

El músico comparte que su padre, Francisco Flores Díaz, fue trompetista y ese instrumento le ha dado todo y es muy feliz. ‘‘También es una forma de poder transmitir todo lo que uno lleva y ha aprendido durante toda su vida, porque en el caso de Venezuela la música ha sido una forma de integración y eso es muy importante: el poder y las cosas que puede hacer la música”.

El trompetista, quien formó parte de la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar y ha tocado de solista con la Filarmónica de Kiev, la Camerata de San Petersburgo y el Ensamble Orquestal de París, anuncia que con la Sinfónica de Minería grabará la próxima semana un disco producido por Deutsche Grammophon.

Fuente: https://www.jornada.com.mx