HUELLAS Y PRESENCIAS INSULARES: CONGO VENDIENDO CAZÓN Y VIUDA

Narciso “Chicho” Salazar hijo de Isaac Velásquez y Antonio Salazar, fue una persona dedicada a la agricultura y obrero, un señor muy respetuoso, tranquilo que gozó del aprecio de mucha gente en el pueblo de El Espinal, era hermano de padre y madre de Petra, Leocadio “Callito el Charro” y Quintín, se juntó con Marcela González mujer dedicada a tejer crinejas y los oficios del hogar, hija de Eugenia González y Pablo Velásquez, hermana por parte de madre de Silveria, Dominga, Primitiva, Vicente y José Julián.

De esta unión nacieron Erasma, Raimundo, Beatriz ”Puruca”, Apolinar, Ana Julia, Juan y Odalys, todos de apellido González, la casa de Narciso y Marcela –en ruinas hoy- está situada en el frente de la Escuela “Aníbal Larez”, antes la separaba de la cerca de la gente de Olegario un camino de cardón, años después el callejón se transformó en la calle Velásquez que se conecta con la calle Esperanza.

Las votaciones para todas las elecciones siempre se han realizado en la escuela de nuestro pueblo, son tiempos de alborotos, de rencillas, de aglutinamiento de gente, al frente de la institución escolar, muchas veces colocadas en la fachada de la casa de Narciso o les abrían la puerta del terreno de al lado y allí se sentaban.

En cierto día de elecciones, con bastante alcohol en la sangre Juan a quien todos en el pueblo conocíamos como Juan “viudita” y Apolinar con su apelativo de “el cazón”, también con unos cuantos tragos encima -no hemos podido encontrar el motivo por el cual sin tener esta familia nexos con gente de mar tuviesen estos apodos- empezaron a discutir, la gente los rodeó y se fueron a los puños, al parecer estaban peleando por el terreno de la parte izquierda de la casa, lograron sepáralos y Ana Julia habló con los Guardias Nacionales que estaban custodiando el acto de votación e inmediatamente los subieron en la parte trasera de la pickup de la Guardia para llevarlos detenidos por violar la tranquilidad del acto de votación.

Jesús “Congo” Gómez, hijo de Efigenia y hermano de María, Rafael y Domingo “Mingo”, personaje popular de nuestro pueblo, que en su juventud fue beisbolista, alpargatero, ciclista pero sobretodo experto y renombrado vendedor de pescado con Froilán “Palán” y con su hermano Rafael, con una voz característica por su tono muy ronco, recordamos: ¡Er pescao fresco, er pescao freeeesco…llevo er pescao freeeeesco!.

Mientras la Guardia Nacional montaba a Juan “viudita” y Apolinar “el cazón” en la parte trasera de la camioneta, “Congo” se abastecía de la bebida espirituosa y seca en la Bodega de Olegario, la de Los Chinos después, El Bar Cine Espinal en la esquina de la calle Piar con Gómez, y cuando la Pickup de la Guardia iba pasando, “Congo” les atraviesa la bicicleta, detiene la patrulla y les dice que lo monten atrás con la “viuda” y “el cazón”, los guardias extrañados le exigieron que se apartara, pero él insistió, y entonces les dijo:
-Es que se les va a podrir el pescao que llevan atrás, y yo estoy dispuesto a ir voceando: “Er pescao fresco, cazón fresco, viudita fresca…

(Verni Salazar y Alfonzo Velásquez, 09 VI 2020 del ANECDOTARIO ESPINALERO, sin editar).

Síguenos: Instagram y Twitter