HUELLAS Y PRESENCIAS INSULARES: LA PLAZA BOLÍVAR DE PORLAMAR

Porlamar carecía de una plaza pública debidamente acondicionada; para su construcción, a iniciativa privada de los vecinos, se constituyó una Junta el 9 de diciembre de 1901. Para arbitrar fondos se logró que compañías teatrales presentaran funciones a beneficio de la obra proyectada. Además, el producto de las multas impuestas por las autoridades municipales iba a los fondos de la Junta y se efectuaban rifas dominicales cuyos billetes eran vendidos por damas de la sociedad porlamarense.

El 2 de octubre de 1902 se dio comienzo a la obra. Se trazó el cuadrilátero. Se arborizaron sus avenidas. Se cercó de alambre de púas para evitar que los animales realengos destruyeran los arbolitos recién sembrados. A las 7 de la noche del día 4 de abril de 1903 en presencia de numeroso pueblo fue bendecida en el centro de la Plaza San Nicolás por el Pbro. Dr. Silvano Marcano Maraver la lámpara de gasolina que en noches señaladas iluminará la espaciosa extensión de terreno cercado en la actualidad bastamente a esfuerzos de la Junta Directiva. El recinto central —un poco iluminado por farolitos de papel y por la argentada luz de la cándida Selene que ocultó su faz ruborizada al ver que se hacía luz superior a la suya— era estrecho para los que contemplaban el acto, el cual amenizado por la música, finalizó con el discurso del Primer Vicepresidente, Doctor Luis Felipe Hernández, quien expresó:

“Hoy concurrimos a la inauguración de la obra que dará a este pueblo un centro de sociabilidad digno de su cultura, pues ella cuenta para llevarse a término con una juventud que no desmaya, secundada por un pueblo que no omite medios cuando se trata de dar notaciones en pro del engrandecimiento y cuenta además con el apoyo del Estado que preside un margariteño digno y patriota que aspira a la gloria de que su período señale época en los anales del progreso de Nueva Esparta.”
Para diciembre de 1903:

“los trabajos de esta obra continúan gracias al producto de ochenta y dos bolívares obtenidos en la función que a beneficio de ella dio el mes pasado el transformista José Colón Gómez”.

El 19 de setiembre de 1908 se inauguraron seis faroles y un banco. Los bancos de esta plaza tenían la particularidad de que cada uno llevaba una inscripción con el nombre de la persona o institución que lo había donado.

El 19 de abril de 1910, se inauguró la primera avenida pavimentada. Llevaron la palabra en el acto el Dr. Luis Felipe Hernández, Emiliano Duque Vallejos y Jorge Nicolás Jiménez. La Junta de la Plaza se animó a continuar los trabajos con lo que recaudó en el padrinaje de la bendición de la avenida. El año 1911 fue designada por el Ejecutivo del Estado una Junta de Fomento de la Plaza. El General José María Bermúdez, en su calidad de Presidente del Estado, regaló una lámpara de gasolina el año 1921. Por Decreto del Ejecutivo del Estado Nueva Esparta de fecha 12 de octubre de 1921 se dispuso que la Plaza “San Nicolás” se denominara Plaza “Bolívar” y que se erigiera en ella un busto del Libertador.

En 1922 se produce un nuevo decreto del Ejecutivo del Estado, relativo a la Plaza Bolívar de esta ciudad, ahora disponiendo la adquisición de un monumento de bronce del Padre de la Patria, conmemorativo del reconocimiento del Libertador como Jefe Supremo de la República el año 1816 en la Villa de Santa Ana del Norte.

El 2 de marzo de 1925 se decretó levantar una columna para colocar un busto del Libertador. La primera piedra se colocó el 5 del mismo mes. El busto se erigió y estuvo colocado en el centro de la plaza hasta el año 1945. En este año fue donado al pueblo de Los Robles.

En 1944 fue modernizada la Plaza Bolívar. Una comisión especial designada por el Ilustre Concejo Municipal del Distrito Mariño compuesta por el Dr. Luis Felipe Hernández, Presbítero Dr. Críspulo Benítez Fontúrvel y el Sr. P. C. Vásquez y Vásquez se entrevistó con el Presidente de la República General Isaías Medina Angarita, para pedirle que donara a la ciudad de Porlamar la estatua del Libertador que había sido desmontada de la Universidad Central de Venezuela. San Diego de los Altos y Maiquetía habían solicitado dicha estatua; pero por razones obvias a ambos pueblos se le había negado. El Concejo Municipal de Mariño pidió a otros Concejos Municipales de la República respaldo para su solicitud ante el Presidente Medina Angarita. La Comisión, contando con este respaldo, logró que el Presidente accediera a donarle a Porlamar la estatua en referencia.

El 8 de enero de 1945 se dio comienzo a los trabajos del pedestal donde sería colocada la estatua. La maqueta del mismo fue obra del escultor porlamarense Francisco Narváez y la realizó el maestro Pablo González. La estatua está vaciada en bronce y mide dos metros con cuarenta centímetros. El 27 de enero de 1945 fue desembarcada en el puerto de Porlamar. Fue inaugurada por el propio Presidente de la República, General Isaías Medina Angarita, el 14 de marzo de 1945.

(Tomado de Jesús Manuel Subero en PORLAMAR: GLOSA PARA LA HISTORIA DE UNA CIUDAD MARINA,1967)

Recopilación: Verni Salazar

Sigue nuestras redes sociales. Somos OtilcaRadioradio on line gratis, transmitiendo 24 horas solo música venezolanaInstagramTwitter FacebookÚnete a nuestro canal en Telegram.

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.