HUELLAS Y PRESENCIAS INSULARES RESTAURANT “EL CHIPI” Y DISCOTECA “LE CORSAIRE”

Dennis Burne nació en Georgetown, Guayana el 25 de octubre de 1921; llega a Venezuela en 1947 y se ancla en la Isla de Margarita en 1966 aquí se identifica con la gente y con las actividades culturales y sociales, hombre de excelente trato, pintor, periodista, editor, poeta, y sobre todo con un cariño inmenso por nuestra ínsula. En su libro “CUIDANDO LO NUESTRO”, me encuentro con una crónica nominada “Remembrazas siete” y al tratar de buscar una fotografía para ilustrar su escrito, consigo esta que coloco, y parece que es tan elocuente la relación de la foto con el escrito que pareciera la reseña perfecta, que a continuación reproduzco para ustedes.

“Un estimado amigo llegó de Caracas en estos días, a Margarita para visitarme, escapar de la agobiante tensión de la capital; disfrutar la terapia de nuestras aguas marinas, comer empanadas de cazón y más que nada, deleitarse cenando al lado de una playa, con “frutas” frescas del mar.

Esa noche lo invité a una cena, Aceptó y pidió que fuera en “El Chipi” el nuevo (?) restaurant, recomendado por tanta gente en Caracas. Tenía que informar al amigo, en primer lugar, que “El Chipi” no está ubicado al lado del mar sino en pleno centro de Porlamar, pero una vez adentro de sus salones, el aroma y el ambiente lo convierten en una fascinante “orilla” de mar. La segunda observación fue decirle al visitante que “El Chipi” no es un lugar NUEVO. Es un viejo testigo del nacimiento, hace 26 años, de la Margarita contemporánea.


Ingresa al mundo de la locución y producción radiofónica con OtilcaRadio

Este negocio culinario, es tan antiguo como el turismo “moderno” en Nueva Esparta o la Zona Franca. El mencionado Restaurante “El Chipi” lo fundó una de las personas más extraordinarias que escogió a Margarita para residenciarse. Esta persona venezolana, de origen francés, es Ives Girard. No es mi intensión hablar, en esta corta nota, de los vastos conocimientos de este ciudadano, ni de nuestra bella amistad que data de los años 50 en Caracas, pero, aquí si quiero mencionar la cualidad que tanto admiro en él. Girard es uno de los hombres más industriosos que he conocido. Esto combinado con su inteligencia y su capacidad manual representan una fuerza formidable. Las gentes industriosas son las que mueven las ruedas en la vida.

Con el comienzo del auge económico en Nueva Esparta y el turismo “moderno” en la región, Ives Girard vio la necesidad inmediata de proveer entretenimiento nocturno para los turistas. Inauguró en 1.968, una de las primeras Discotecas en Margarita en los terrenos del apreciado “Chico” Sanabria, ubicados en la Avenida Santiago Marino. Este sitio de esparcimiento nocturno se llamaba “Le Corsaire”. Los clientes, al salir de la “Disco” en horas de la madrugada, buscaban donde comer. Esta situación hizo que Ives Girard abriera en la parte delantera de la parcela, un negocio para “Lunch -restaurante – pollero”. Dicho establecimiento permanecía abierto las 24 horas del día. Su inauguración, en la Calle Cedeño cruzada con Santiago Marino, se celebró en 1.969 con el nombre de “EL CHIPI”. Uno de los hijos de Girard se llama Felipe y de allí vino el apodo “Chipi”. Este restaurante casi rústico fue vendido al fallecido y recordado Luis López en 1.973. Se modificó y se convirtió en la imagen moderna que tiene hoy.

Una madrugada me senté al lado del amigo Bartolo Rojas, para tomar un consomé de chipi-chipi en el restaurante novedoso. Bartolo observo un afiche en el negocio que decía “Hamburguesas” y exclamó en broma: “Ahora sí que se fregó nuestra Isla con mujeres de ese tipo”.

(Tomado de Dennis Burne en CUIDANDO LO NUESTRO, 1996).

Síguenos: Instagram y Twitter