HUELLAS Y PRESENCIAS INSULARES: SANTIAGO MARIÑO A 232 AÑOS DE SU NATALICIO

Huellas y presencias insulares

El 25 de julio de 1788, las campanas de la iglesia de nuestra Señora del Valle llaman a misa, es el día de Santiago Apóstol, el Hijo de Zebedeo o el Mayor quien formó parte del grupo inicial de la Iglesia Primitiva de Jerusalén, se le conoce como una persona apasionada, llena de arrojo y decisión, capaz de ponerlo todo en juego; arrasa por su empuje y no se para en echar cálculos y medir consecuencias.

Aquel día, viernes 25 de julio, la alegría no se hace esperar en la quinta de habitación de los Mariño-Carry, el canto especial de los pájaros, y la alegría, anunciaban que nacía el primogénito, se encendía la luz refulgente de Santiago Mariño de Acuña Carry y Fitzgerald de Colmen, dos años más tarde nacería su hermana Concepción, la “Magnánima Señora” que por el apego católico de esta familia debió nacer el 8 de septiembre de 1790, día de la Inmaculada Concepción de la Virgen María, festividad de nuestra Virgen del Valle.

Los niños Santiago y Concepción se trasladan con sus padres a Trinidad, entonces colonia española, donde fijan residencia. En el año 1797 esta isla es tomada por los ingleses, a los 12 años entra el joven Santiago Mariño en un colegio especial que su abuelo había fundado en esa Isla, obtuvo una plaza en las milicias, recibe una educación acorde con su rango social, aprendió el inglés y el francés, siguió cursos regulares obteniendo así una suma de conocimientos muy superior a la adquirida por los jóvenes de su misma edad, fue cadete en un cuerpo inglés, allí aprendió las evoluciones de la infantería y el empleo del fuego, quedó por siempre ligado a la Fuerza Armada de la cual comenzaba a entender los problemas, y esencialmente su aplicación en las operaciones que llevan a la batalla y en la batalla misma.

Con frecuencia visita las posesiones de su padre en la costa de Paria, donde goza del afecto y el respeto; Paria forma parte de la Provincia de Cumaná y hasta esta ciudad viaja en compañía de su padre cuando este iba a tratar asuntos relacionados con sus fincas, allí es conocido el joven Santiago, es de porte gallardo y modales distinguidos, un Oficial de la Legión Británica lo describe de la siguiente manera:
“…es un hombre alto y de porte atlético. Sus maneras son abiertas y cordiales. Tiene el dominio perfecto sobre sí mismo. Sus modales son elegantes y cuenta con una gran cultura…”

Al morir su padre en 1808, se trasladó de Trinidad a Margarita, para hacerse cargo de los cuantiosos bienes que había heredado. Con 22 años de edad, a raíz de los sucesos del 19 de abril de 1810 fue a Trinidad en el desempeño de una comisión que le fuera encomendada por el Ayuntamiento de Cumaná ante el gobernador británico de la isla, es de hacer notar que esta Provincia se daba el lujo de tratar independientemente con una posesión británica. A su regreso en el mismo año, la Junta Suprema de Caracas lo hizo Capitán, con este rango en 1812 bajo el mando del coronel Manuel Villapol que marchaba a Guayana, toma parte en el combate de Sorondo, donde sobresalió por su gran valor, siendo ascendido al grado de Teniente Coronel. Meses más tarde recibió el nombramiento de Comandante de Güiria, defendiendo valientemente esa plaza del asalto de los realistas, haciéndose acreedor al grado de Coronel. Presente en todo el proceso independentista venezolano llega al grado de General en Jefe, fallece en La Victoria el 4 de octubre de 1854.

(Tomado de Verni Salazar en Discurso de Orden Municipio Mariño 25/07/2007).

Síguenos: Instagram y Twitter