Tacarigüita: Un pueblito pintoresco

Margarita no sólo cuenta con playas, sino que también hay sitios que son encantadores y hermosos, como es el caso del pueblito de Tacarigüita que como su nombre lo indica es una Tacarigua chiquita, pequeña o diminuta o como decía “Charo” Rosas: caserío o sitio del municipio Guevara, ubicado a la bajada del cerro El Portachuelo.

Pero lo cierto es que este sector de la Tacarigua de Margarita es un lugar bien pintoresco que, por estar enclavado en las montañas, su clima es fresco y acogedor, muy propio para esos momentos de relax que requiere cualquier persona.

A Tacarigüita, según el cronista José Joaquín Salazar Franco (Cheguaco),”no se le conoce fundador definido, aunque pudo haber sido de la gente que trajo el Gobernador Dn. Miguel Maza de Lizana, para unirlos con los guaiqueríes de Tacariba que moraban en la cañaveta del Portezuelo de la banda del norte, que se morían de pesar si los mudaban a la fuerza a otra parte, según antiguas crónicas”.

En este singular pueblito se le rinde culto al Dulce Corazón de María o Virgen de “Papaché”, por estar bajo custodia de Don José Núñez (a quien cariñosamente lo conocían en el poblado con ese sobrenombre), y que en principio fue un envejecido cuadro y al cual sustituyó Núñez por una estatuilla a la que se le hacía misas y velorios, según relata Cheguaco.

En la actualidad Tacarigüita es muy diferente a la de otrora, pues hasta capilla tiene y en donde no sólo está entronizada la imagen de la Virgen de Papaché (que fue donada por el prof. Francisco Romero Millán), sino también una del Divino Niño, al que le ofician misas.

Igualmente cuenta con Los balcones de Tacarigua, un hotel de montaña, que aprovecha las bellezas del lugar para mostrárselas a los huéspedes venidos de otros sitios, quienes salen impresionados por el ambiente que los rodea.

Para finalizar dejemos a Cheguaco, quien fue cronista de Tacarigua, para que concluya con sus palabras, tomadas de su libro sobre Tacarigüita, esta crónica: “Recomendamos a quien o a quienes no han conocido a Tacarigüita o “El Portachuelo”, ni al “Dulce Corazón de María” o “Virgen de Papache”, que se enrumben hacia allá, es decir, por frente a la casita de madera de Pitter el alemán (donde está la imagen del Corazón de Jesús), para que disfruten de su clima benigno y acogedor, del frescor de su arboleda, de la campechanería de su gente, de su bello panorama y de sus románticos atardeceres, que hacen recordar a “La Margarita” del pasado, que lamentablemente y sin querer se nos escapa de las manos.
Tacarigüita o “El Portachuelo”, también es una atracción turística por excelencia…”

Redacción y Fotos: Emigdio Malaver (emalaverg@gmail.com)