HUELLAS Y PRESENCIAS INSULARES: EDUARDO ANTONIO VÁSQUEZ CÁRDENAS: DE GUARO A GUAIQUERÍ

Huellas y presencias insulares

Finalizando los años 60, enviado por una emisora capitalina llegó a la isla el famoso 141 de la locución, Eduardo Antonio Vásquez Cárdenas.
Trae la misión de recoger impresiones sobre la jornada que en los alrededores o jardines del Hotel Bella Vista desarrolla el Instituto de Turismo de Nueva Esparta (INTUR).

Fue tan grande la impresión de este guaro que decidió quedarse en la isla y hacerse guaiquerí.

Se convierte este radiodifusor en un promotor turístico del Estado Nueva Esparta, ayudando a la formación de jóvenes valores que aún no sabían el significado de la industria sin chimenea que mueve la economía y consolida pueblos.

Su primera emisora en la región es Radio Nueva Esparta 920 A.M., donde produce espacios como Weekends en Margarita desde el viejo aeropuerto de Porlamar los domingos en horas vespertinas, allí relaciona al viajero con las entradas y salidas de las empresas Aeropostal y Avensa, gracias por su visita, sea bienvenido usted a la isla de Margarita “donde es dulce hasta la sal”, este es su sitio privilegiado para su inversión, usted hace falta en la isla para que nos ayude a fortalecer la economía.

La enciclopedia del aire con temas de la cultura universal que contribuyen con la sabiduría y su transmisión a otras personas.

El cajetín radiofónico EDANVAC con sus viejos refranes:
“¿Quién me lo peló? El gallo de La Asunción con las mejores tijeras”.
“No consuma licor, no fume, tome agua potable La Patrona”
“Deje esa caja amarrada con guaral o pabilo, luzca un bolso margariteño compre un mapire en el Mercado”.
“Nos vemos en el autobús de Mesié”
“¿Sabe usted que en la casa de Rubén le damos la vuelta a Margarita en ochenta platos?”
“Coma productos del mar, métale el diente a la langosta de Dorina”.
“Esta noche nos vemos en la Discoteca El Botijo del Hotel Guaiquerí”
“¿No has llegado a la Sir Walter Raleigh?, No, ¿y por qué no vas un rato?
“Ponga su mira en La Mira y si tiene con qué dispare”, eslogan creado para el Motel La Mira de Luciano Galante.
“Vamos al rescate del Faro de Porlamar, ayudemos a la identidad del pueblo marinero”.
“En Margarita donde es dulce hasta la sal”, se quedó para siempre el símbolo de la radiodifusión, su osamenta está en el cementerio de Porlamar.

Comenzando el siglo XXI un día de reyes, no salió de su habitación frente al Grupo Zulia, allí quedó el último suspiro de aquel bastión barquisimetano margariteño.

El guaro guaiquerí Eduardo Antonio Vásquez Cárdenas nos dejó algo para recordar, la querencia por esta tierra. Contaba para ese entonces con setenta y tantos años.

(Tomado de Pedro Bellorín Caraballo en APUNTES DE LA RADIODIFUSIÓN EN NUEVA ESPARTA, 2020).

Síguenos: Instagram y Twitter