HUELLAS Y PRESENCIAS INSULARES: FELIPE NATERA WANDERLINDER, QUIJOTE DE LA CULTURA NEOESPARTANA

Publicidad

El Maestro Simón Rodríguez dijo en una oportunidad “Los Bienhechores de la humanidad no nacen cuando empiezan a ver la luz, sino cuando comienzan a alumbrar ellos”, es sin lugar a dudas una expresión que detalla al incansable, Felipe Natera Wanderlinder, quien falleció domingo 3 de agosto del año 2003, pasó a formar parte de la familia eterna de los cielos.

Felipe había nacido en la Villa de Santa Ana del Norte el 21 de Marzo de 1917, hijo de Teófilo Natera y María Wanderlinder. “El Quijote de la Cultura Neoespartana” como lo puntualizara la Maestra Esther Quijada de González, porque siempre supo anteponer sus ideales y su obra comprometida y desinteresada en defensa de lo que creía justo, de allí el lema que identifica su “Hija Predilecta” la revista Margariteñerías “Por la Cultura y el Progreso Patrios”, en la cual Lipe en compañía de grandes hombres de esta tierra, de esta patria, supo enaltecer valores espirituales e intelectuales, al rescatar del olvido, el acervo documental de la isla y dejarlo allí plasmado para que las nuevas generaciones al pasearse por sus páginas, conozcan de ese mensaje permanente de esta isla heroica, como un trabajo de fe y esperanza, que Felipe imprimía en cada número, a pesar de las vicisitudes, como lo expresó el Maestro José Manuel Subero “Su fresca siembra de grama tierna y su contagiosa fe en la Margarita que llevarnos incrustada de nácar en el Alma”.

Felipe fue un hombre honesto, por eso en muchas oportunidades su verbo fue mal interpretado por algunos, pero nunca guardó rencor, así en uno de los tantos editoriales de su Margariteñerías encontramos estas palabras de Felipe: “Con visión clara, nos aprestamos a continuar nuestra humilde labor informativa y de opinión, siempre dentro de los lineamientos: hablar el lenguaje de la verdad y orientar con palabra serena, sin trillar los caminos vedados para nosotros de la demagogia y de la insinceridad”, que puntualiza el recorrido de este hombre por esta tierra de la cual conoció todos esos rinconcitos, para plasmarlos luego, y “que hizo posible que el alma de Margarita no pene para siempre por falta de doliente”, como le escribiera el Dr, Ángel Félix Gómez. O como lo describió su amigo Pedro Manuel Vásquez:”El timonel para todos los vientos y para todas las tempestades”.

Por donde ha pasado Felipe Natera ha dejado huella para el recuerdo amable y cariñoso. A Margarita, nuestra isla amada, no solamente la lleva en el corazón adentro -¡de qué manera!-, sino que se la ha echado al hombro. Anda con ella por todas partes. La carga no le pesa sino que le ennoblece las intenciones.

Dificulto que haya un hombre que se angustie tanto por Margarita por sus necesidades; por sus problemas que este hombre. Que haya una persona que sufra más por los sufrimientos de la gente de nuestra tierra insular, que disfrute más glorias, que se sienta más orgulloso de la historia de la Isla que este Felipe Natera de carne y hueso, de voz y palabra, de sangre y pasión, pueda que acepte que lo igualen. Pero no que le cojan la delantera. Porque es un margariteño de raíz, de fibras profundas. Un amoroso, entrañable hijo porque su corazón lo quiere así- de aquel pedazo de geografía que nos une y nos acerca a todos en el recuerdo y en la nostalgia. ¡Qué gran margariteño es Lipe Natera!…”Felipe Natera Wanderlinder es signo de la identidad Insular Neoespartana, sus huellas y presencias siguen alimentando nuestros esfuerzos por la puesta en valor de lo que somos como pueblo, en nuestras manos no se apagará la antorcha que un día nos legó y que tenemos el compromiso de pasarla a las nueva generaciones…cuenta con eso amigo Felipe.

(Verni Salazar/ 03 VIII 2020, HUELLAS Y PRESENCIAS INSULARES).

Síguenos: Instagram y Twitter