HUELLAS Y PRESENCIAS INSULARES GANANDO MÉRITOS ANTE LA CORONA: LOS FLECHEROS GUAIQUERÍ

Huellas y presencias insulares

Para estas mismas fechas la gratitud por parte de los Guaiquerí hacia su protector quedó demostrada el 26 de julio de 1528, cuando la isla de Cubagua fue tomada por el pirata Diego Ingenios con una flota de tres navíos franceses armados con 45 piezas de artillería y 170 hombres:
“…y la principal cosa con que se defendieron fueron los indios flecheros, los cuales hirie-ron con hierba [veneno] a los franceses” (Juan Guillen y Herrera 962: 68).

Por su parte, Otte (1977: 334-335, 358) aporta información adicional sobre la defensa de la isla que hicieron los Guaiquerí y la batalla que dieron:
…librada entre una carabela latina acompañante del galeón “Sainte Anne” y las fuerzas navales de Cubagua -un bergantín de remos y dos canoas, con 30 españoles y 50 indios margariteños, reforzadas después por otras dos canoas “de socorro”-y ganada exclusi-vamente gracias al veneno de los indios flecheros…

Esta acción fue ejecutada valientemente por los Guaiquerí, quienes, por sorpresa arremetieron contra los franceses en las playas de Cubagua con una nube de flechas envenenadas y sembraron terror entre los invasores, obligando al pirata a abandonar el asedio. En esta operación bélica el pirata Diego Ingenios perdió 35 hombres, entre muertos y prisioneros (Silva Montañés 1983, T. II: 394).

Por las crónicas sabemos que estos famosos arqueros guaiquerí eran de la Península de Macanao (Narváez 2000: 72; 2007: 277). Su participación como eficaces defensores seguramente se sumó a las acciones meritorias valoradas positivamente por la Corona. (L.49) Francisco Fajardo, como teniente de gobernador duró muy poco tiempo en el cargo. Fue sustituido por Pedro Moreno. Como se negó a entregar el mando hubo que someterlo a la fuerza haciéndolo prisionero. Según Silva Montañés (1983, T. II: 100-101) fue ayudado por el Alcalde Mayor de Cubagua, Pedro de Herrera, en su huida a Santo Domingo desde donde pasó a España de incógnito, dejando en suspenso las buenas relaciones entre los españoles y los Guaiquerí.

Con todo, a partir de los sucesos anteriores, los soldados guaiquerí se convirtieron en el brazo armado o milicias auxiliares de las autoridades españolas en las islas de Margarita, Cubagua, Trinidad e inclusive hasta en Tierra Firme. Estos no solo fueron convocados cada vez que hubo necesidad de defender las islas de piratas y corsarios sino también en escenarios bélicos y enfrentamientos habidos entre los propios españoles, como lo vemos reseñado por Pérez Embid (1950: 89), quien comenta que en 1533, “…los indios flecheros de la isla Margarita, a quienes habían hecho creer que los hombres de Ordás eran caribes franceses” arremetieron contra estos por órdenes del alguacil mayor Hernando de Carmona.

Esta eficaz actuación guerrera repeliendo el acoso de piratas sobre los colonos, junto a su aporte en el abastecimiento de los nuevos enclaves españoles se hizo muy notoria a medida que avanzaba el siglo XVI y, luego, durante el siglo XVII, especialmente cuando las noticias acerca de la riqueza en perlas y sal trascendió a todo el ámbito europeo desatando la codicia de las potencias rivales de España, y sin embargo, sus aportes a los colonos no les impidió ser objeto del desplazamiento territorial, como veremos más abajo.

Para entonces, aún no existía un reglamento que rigiera las normas sobre la incorporación de indígenas en las milicias hispanas. La decisión de su alistamiento era tomada por el jefe militar encargado de la ciudad en ese momento (Suárez 1984: 139). En el caso específico de los Guaiquerí debió privar el hecho de la asistencia que anteriormente habían tenido en la defensa de Cubagua y, a partir de entonces, cada vez que hubo necesidad fueron llamados para acudir en los momentos difíciles.

Verni Salazar (Tomado de Ayala, Rivas y Wilbert en CABALLEROS DEL MAR, los Guaquerí, un pueblo con historia, 2017).

Síguenos: Instagram y Twitter