HUELLAS Y PRESENCIAS INSULARES: YEPO Y EL VENTILADOR

Publicidad

Después de estar dando tumbos por La Guaira, Alfredo “Yepo” Marcano, se vino para su pueblo, Los Robles. Los primeros días fueron de ocio; y al notar que los reales le estaban mermando, decidió ir a Porlamar en busca de trabajo.

Previa entrevista, muestra de licencia y certificado médico, el encargado de leche SILSA, le entregó una pick-up cava, para vender los productos de esta industria. La ruta que le toco a “Yepo para la venta de leche, choco, chicha, yogurt y demás productos; fue desde la Otra Sabana, Los Robles, Pampatar, pasando por Agua de Vaca, Los Cerritos hasta llegar a Manzanillo.

En todos los sitios y bodegas, no lo conocían como “Yepo”, sino como “el lechero”, excepto, Los Robles, su pueblo. Los mamadores de gallo, para sacar a “Yepo” de sus cabales, con sorna le decían: ¡ahora éste, anda por media isla con la leche atrás! “Yepo”, imperturbable, le respondía: con productos lácteos y sus derivados.

Un día viernes, luego de repartir la leche, “Yepo” llegó a la casa de su mamá y la encuentra sentada en su mecedora Caripe, dándose julepe con un cartón, que en letras verdes se leía: huevos La Caridad, espantando el calor de la tarde. Le pide la bendición, y le promete: mañana te traigo un ventilador, antes de empezar a trabajar, te lo traigo.

“Yepo”, cumplidor como él solo, le llevó el ventilador a su mamá.Luego, en la tarde, cuando regresa, le pregunta a la mamá: ¿Mayo, como se portó el ventilador? Y la mamá le responde como con pena: ¡Ay mijo, desde que te fuiste, ese bicho como te ha buscado, vuelta por aquí, vuelta para acá, por el lado zurdo, por el lado derecho!

(Tomado de El HIJO DE LAYA Edgar Rodríguez, 2015. s/e)

Recopilación: Verni Salazar

Sigue nuestras redes sociales. Somos OtilcaRadioradio on line gratis, transmitiendo 24 horas solo música venezolanaInstagramTwitter FacebookÚnete a nuestro canal en Telegram.