Lucienne Sanabria y Magaly Guédez reciben reconocimientos en aniversario de Otilca

Con 11 años instaurados, en la isla Margarita, “Otilca” se fortalece en el tiempo,  revalidando su accionar en un patrón sólido de familiaridad, claridad, profesionalismo  y expectación.

En el marco de la festividad del XI aniversario, continúan los “Jueves Temático”,  evento que incluye a toda la comunidad neoespartana, alumnado, representantes, docentes,  aliados y amigos con la colaboración de reconocidos artistas invitados, los cuales, siempre recogen un reconocimiento  por su contribución al desarrollo cultural, con la institución y la región insular.

En esta ocasión, le tocó a nuestra querida Lucienne Sanabria, la Voz Crepuscular de Juangriego o la voz Telúrica de Margarita, extraordinaria artista, cantante, docente (profesora de música, forklore) margariteña, y promotora cultural, es una de las intérpretes  más querida y reconocida de la música margariteña, igualmente una de las voces más bellas de la geografía oriental. Además de ser la directora del Complejo Cultural Francisco Lárez Granados, desde hace  años.

Magaly Guedez en Otilca

También recibió reconocimiento por la institución Magaly Guédez de García, barquisimetana,  impulsadora sin descanso de la cultura y del turismo neoespartano, desde su llegada a nuestra isla, esta mujer se ha trabajado en el resguardo de la idiosincrasia insular desde todos los espacios,  que le ha tocado dirigir, actual directora de gestión cultural y desarrollo social del Centro de Emprendimiento, Liderazgo y Tecnología Thomas Edison CELTTE.

El segmento musical estuvo a cargo de la “Coral de Otilca” en concierto, y la  participación magistral de Juan Rojas, “Patrimonio Cultural Viviente del estado Nueva Esparta” y su hijo Juan Rojas Suarez.

“Otilca”,  Escuela de Música Luisa Cáceres de Arismendi, seguirá manteniendo el servicio, además de potenciarlo porque la música no tiene límites y  es cultura, además la cultura es libertad y como institución continuará fomentando y propiciando seres con una sociedad lo más libre posible y para eso la música es fundamental.

Prensa Otilca