Pedro León Zapata, contestatario e irreverente caricaturista y humorista venezolano

Crónicas

Pedro León Zapata nació en La Grita, estado Táchira, el 27 de febrero de 1.929, aunque nació en el estado Táchira, se crió en la parroquia San Agustín de Caracas

Pintor y humorista gráfico venezolano, figura ilustre del periodismo gráfico de Venezuela, su amplia formación humanística le ha servido, además, para interpretar por medio de sus ilustraciones las más diversas manifestaciones culturales y artísticas (literatura, política, tauromaquia…) de la cultura española e hispanoamericana, conocido nacional e internacionalmente por su trabajo contestatario e irreverente.

Fue una imagen notable del periodismo gráfico en Venezuela, puesto que su amplia formación humanística le valió para desentrañar, a través de sus ilustraciones, las más diversas expresiones culturales y artísticas de la cultura española e hispanoamericana.

Sus primeras caricaturas las publicó en la revista Fantoches, dirigida por el poeta y ensayista Aquiles Nazoa. En las caricaturas publicadas en “Fantoches” Zapata firmaba como “P.P”.

Al tiempo que cultivaba esta faceta de ilustrador gráfico, se dio a conocer también como pintor dentro del grupo constituido por varios artistas del pincel que se reunían bajo el nombre de La Barraca de Maripérez.
Fue un hijo de un militar, el coronel León José Zapata, y de María de Lourdes Monroy. Completó sus estudios de bachillerato en el Liceo San José de Los Teques (Miranda) y en 1.943 incursionó en la Escuela de Artes Plásticas.

A partir de 1.964 empezó a publicar en el diario El Nacional una especie de editoriales gráficos que fueron bautizados por el periodista Omar Pérez con el nombre de “Zapatazos”, y es  que, el nombre “Zapatazos” fue sugerido por el periodista Omar Pérez e inicialmente Zapata no estuvo de acuerdo porque no quería hacer amago de su apellido dar a conocer sus caricaturas.

En su faceta de pintor, Pedro León Zapata realizó numerosas exposiciones, entre las que destacan las tituladas Las Batacanas (1.970), Revolucionarios y Jijos de la Pelona (1.972), 80 dibujos taurinos (1.974), Guerra es Guerra (1.974) y Todo el museo para Zapata (1.975), reunida, esta última, en el Museo de Arte Contemporáneo de Caracas.

El caricaturista Pedro León Zapata trascenderá por su ingenio de confrontar a los poderosos a través de la tinta y por representar las carencias de los venezolanos con sus personajes. A continuación una faceta poco conocida del también humorista y pintor.

Durante los años que vivió en México (1.947-1.958), Zapata no hizo caricaturas y se dedicó a la pintura y la docencia de Artes en Acapulco.
Zapata fue además de pintor y caricaturista, autor teatral, conferencista, profesor y animador.

Pedro León Zapata, se casó con la periodista Mara Comerlati con quien tuvo 2 hijos con ella, además de 3 hijos de su primer matrimonio.
Diseñó y pintó portadas de álbumes para músicos como El Cuarteto, Simón Díaz y varias para Xulio Formoso, fue el autor del gigantesco mural de cerámica titulado “Conductores de Venezuela” 1.999, de más de 1.500 metros cuadrados de superficie, 150 metros de largo por 11,5 de alto, está compuesto por 40.000 lozas de 20×20 centímetros., que ilumina parte del perímetro norte de la Universidad Central de Venezuela, en Caracas, cubriendo el muro de contención del límite norte de la Ciudad Universitaria, que la separa de la autopista Francisco Fajardo.

Extendió su vida artística  se paseó en el ámbito de las conferencias, docencia, fue hombre de radio y televisión.

Realizó para el teatro diseños de vestuarios y escenografías, además  de  autor de una pieza titulada “Venezuela Herótica”.

Es de resaltar que en el conjunto de todas sus pinturas no faltó esa acidez humorística que lo caracterizó en cada una de  sus obras gráficas,  recogida en diarios y revistas, sobre todo cuando Zapata se enfrentaba con los modernos postulados del Arte Pop, a los que satirizó desde una lectura mordaz y corrosiva.

Paralelamente unió su actividad como pintor, y es que, como caricaturista, fue galardonado con el Premio Nacional de Periodismo en 1.967, y con dos Premios Municipales en 1.974 y 1.978.

Su trayectoria artística fue reconocida con el Premio Nacional de Artes Plásticas en el año 1.980, además del coordinador de la Cátedra Libre de Humorismo Aquiles Nazoa 1.979 en la UCV.