Valores de Margarita: Las perlas, historia cruel para lograr beneficios

Publicidad

Como todos sabemos, nuestra bella y mágica, isla de Margarita, es llamada ISLA DE LAS PERLAS, LA PERLA DE ORIENTE. 

La palabra Margarita, procede del latín y significa perla.

Una perla es un suceso maravilloso. A diferencia de los metales preciosos que se extraen directamente del seno de la tierra y necesitan pulirse, las perlas son gemas brillantes producidas por ostras vivas madreperlas, en las profundidades del mar.

Cualquier piedra preciosa deberá pulirse antes de mostrar su belleza; pero una perla, no necesita este tratamiento para revelar su encanto y brillo natural. Una perla nace con esplendor iridiscente, cuyo suave brillo interno, no se iguala a ninguna otra gema en el mundo.

Las perlas son piedras preciosas, que producen las ostras de la familia Pteriidae, como la Margaritana margaritífera, y la especie Pinctada margaritífera,

La ostra y la madreperla son moluscos bivalvos, porque su concha está formada por dos partes llamadas valvas o caparazón. Estas dos valvas están unidas por un ligamento que funciona como una bisagra, y le permite a la ostra abrirlo y cerrarlo. 

Por lo general, las ostras abren las valvas para comer, y se cierran rápidamente para protegerse de algún peligro.

En el interior de la concha se encuentran los órganos de la ostra: boca, corazón, aparato digestivo, agallas, músculos, y el manto, el cual es una especie de piel que cubre a sus órganos. Es precisamente el manto, el órgano que segrega el nácar.

A medida que la ostra crece, debe producir más nácar para aumentar el tamaño de su concha.

Una perla se produce por reacción natural de la madreperla, al enquistarse dentro de su cuerpo blando una partícula extraña como la arena.

Ante la invasión, el molusco bivalbo reacciona, y comienza a cubrir lentamente el grano de arena con una mezcla de varias capas de nácar. Primero producirá una capa de conchiolina; Luego producirá una capa intermedia de aragonita, por último, la partícula invasora será sellada con una tercera capa de carbonato de calciocristalizado

Al cabo de un tiempo, varias capas de nácar, darán lugar a la perla.

El nácar tomará color variable. La estructura cristalina del nácar permite que la luz atraviese sus capas, reflejando brillo y matices muy característicos.

En la historia mundial, la pieza más antigua de joyería realizada con perlas se conoció 520 años aC, al encontrarse  un collar en el sarcófago de una princesa persa, por tal motivo, la primera fuente conocida sobre las perlas nace en el Golfo Pérsico, donde también se creía que las perlas era un símbolo de la luna con poderes mágicos.

Las primeras noticias sobre el valor económico de las perlas, fueron encontradas en el libro chino Shu King, 2300 años a.C.

Las perlas tienen variados significados para los pueblos del mundo.

Para los chinos, las perlas tenían fines medicinales en la cura de enfermedades del ojo, el corazón y el estómago, así como para tratar la fiebre y hemorragias.

En la India, se creía que las perlas proporcionaban paz espiritual a la mente y además, fortalecían el cuerpo y el alma.

En Europa, se pensaba que tragarse una perla entera o en polvo, curaba problemas del corazón y fortalecía los nervios.

Durante la Edad Media, las doncellas de la nobleza usaban collares de perlas. 

Los caballeros valientes, llevaban consigo las perlas hacia el campo de batalla, por creer que su magia contenida, les protegería de cualquier peligro.

Para las razas indígenas americanas, las perlas tenían otros significados:

Para los incas y los aztecas, las perlas tenían propiedades místicas, que proporcionaban salud y sabiduría.

Para los indios de Norteamérica, y nuestros guaiqueríes, las perlas eran utilizadas para lucir hermosos collares.

Respecto de nuestra historia, puede afirmarse que la historia de la explotación de las perlas en Cubagua, se confunde con los orígenes de la historia de Venezuela, porque el mundo colonial tuvo conocimiento de las perlas en nuestras islas, luego del avistamiento de Colón a Margarita el 15 de agosto de 1498.

A la llegada de Colón  la pesquería de perlas ya era practicada por los indígenas, quienes las extraían por buceo a pulmón libre, a una profundidad de 4 a 9 brazas. 

Una braza mide 1 metro 67 cms, es decir, el tamaño de un hombre de mediana estatura, lo cual significa que al bucear de 4 a 9 brazas, a pulmón libre, nuestros guaiqueríes alcanzaban de 7 a 15 metros de profundidad.

A partir de la exploración de Alonso de Ojeda en 1499 y con la llegada de Alonso Niño y Cristóbal de la Guerra, con base a la riqueza perlífera, se estableció la primera ciudad de América LA VILLA DE NUEVA CADIZ DE CUBAGUA, de EFÍMERA duración.

A pesar que la Reina Isabel la Católica empeñó su colección de joyas para financiar la expedición de Cristóbal Colón, aquella inversión resultó altamente rentable para la Corona de España.

Para 1512 existían rancherías de perlas establecidas por españoles en la pequeña Cubagua, eran chozas muy simples de bahareque y paja, que debieron abandonar en 1520, debido a la rebelión de 106 indios traidos desde Cumaná. La construcción de una fortaleza en Cumaná en 1523, permitió a los españoles nuevo control sobre los indios, lo cual permitió una tercera fase para ocupar Cubagua, la cual se transformó en la fase mas productiva.

Decididos a ordenar la producción de perlas, se estableció la Provincia de Margarita en 1525, y se ordenó construir edificaciones permanentes en mampostería. En 1528, el poblado recuperado, recibió el nombre de Nueva Cádiz, donde se desarrolló un apogeo poblacional y comercial desbordado, al albergarse españoles, esclavos indígenas traídos del Caribe y negros del Africa.

Las incansables faenas para pescar la perla comenzaban al salir el sol y terminaban al atardecer.

La producción máxima de perlas ocurrió en 1527, fecha cuando el quinto real tenía un valor de 1.300 marcos.

1527 marcó el inicio del declive de la producción acelerada. Por su agotamiento, los placeres de Cubagua fueron abandonados en 1542, al igual que la ciudad de Nueva Cádiz, que despareció por efecto de un fenómeno natural la noche de navidad de 1542, debido a una fuerte vaguada con violento oleaje que hizo sucumbir para siempre a la primera población de Venezuela con Titulo de ciudad y Cabildo. 

La lenta desaparición de Nueva Cádiz se debió a tres factores fundamentales: destrucción de los ostrales, muerte del indio y la inclemencia del clima,

La destrucción de los ostrales por agotamiento se produjo por que el depredador desconocía que el ciclo de reproducción de la madreperla,oscila de enero a finales de abril. Por tal motivo, al pescarse perlas todos los meses del año, la lucrativa actividad logró convertirse en el primer ecocidio sucedido en el país, fundamentado en la codicia del conquistador y por la precaria situación financiera de la Corona española, cuya reina Isabel II, debió empeñar sus joyas para que Colón pudiera realizar sus exitosos viajes hacia la América. 

Durante la etapa del ecocidio perlero, los marineros decían que un barco podía navegar sin brújula, sólo con seguir el rastro de los cuerpos despedazados de los nativos que flotaban en el mar, desde Cubagua hasta La Española.

Tal era la barbarie cometida por los conquistadores contra esta noble raza Guaiquerí, que muchos nativos preferían morir en las profundidades, antes de continuar el suplicio de bucear desde tempranas horas de la mañana hasta entrada la noche, sin otro alimento que los despojos de la madre perla que se lanzaban al mar luego de extraer de la cocha el preciado tesoro… Así lo narró el fraile español:

“La tiranía de los españoles obligaban a los indios a sacar perlas de la manera más cruel. No hay peor suplicio infernal que se le pueda comparar… Los metían a la mar a cinco brazas de hondo desde la mañana hasta ponerse el sol. Si tratan de descansar los apuñalan. En pocos días mueren sangrando por la boca o los devoran los tiburones. La mayoría de los indígenas prefería morir ahogado antes de continuar el suplicio”.

Bartolomé de Las Casas 1541

De las perlas más famosas del mundo, “La Peregrina” es la perla más costosa. Tiene el tamaño de un huevo de paloma, y la posee Elizabeth Taylor como un regalo de boda de Richard Bourton. La perla peregrina se dice que formó parte Es parte de un botín de 12 toneladas de perlas, que fueron sacadas de las costas de Cubagua por los esclavizados nativos guaiqueríes. Muchas perlas de Cubagua no sólo hoy adornan la mayoría de las iglesias y catedrales de España y el Vaticano,

En tiempo anterior, los reyes disolvían el polvo de las persas en vino, antes de ir a la cama con una damisela, ante la creencia de ser un potente afrodisíaco.

Aunque en Venezuela, las primeras monedas conocidas fueron traídas por los conquistadores a partir de 1498, la escasez de metal y la poca producción de objetos vendibles hizo que en 1589, el Cabildo de Caracas, declarara a la perla como moneda, cuyo valor dependía de su peso. Por tal decisión, las perlas predominaron como forma de pago durante 31 años, hasta 1620.

Al desaparecer la perla como moneda, España hizo introducir al país una considerable cantidad de monedas “macuquinas” en el siglo 17, elaboradas con plata procedente de Lima, del Potosí y de México. En el siglo XViii la Compañía Guipuzcoana impulsó la moneda macuquina.

Las primeras acuñaciones que se registran como monedas fabricadas en Venezuela fueron aprobadas por el Ayuntamiento de Caracas, Según decreto del Gobernador Manuel Guevara y Vansconcelos, el 12 de junio de 1802 cuando circuló una moneda de cobre.

Y ante el comercio mundial de perlas cultivadas que lleve a la producción de perlas falsas artificiales, vamos a dar una recomendación a nuestros oyentes 

Como usted no es un experto, ni tiene a su alcance rayos ultravioleta, ni microscopios electrónicos y tampoco puede analizar el peso específico a una supuesta perla natural, lo más simple, es realizar la “prueba del diente”.

Esta prueba es muy sencilla: tome la perla entre sus dedos…deslice la perla suavemente entre sus dientes delanteros; si siente la perla como si fuera arena, usted tendrá en sus manos una perla natural o cultivada, pero si al deslizar la perla entre sus dientes delanteros la siente lisa y pulida, se trata entonces de una perla artificial… en ese momento usted podrá llamar a las autoridades si lo desea… o devolverle la perla a este amigo timador…

A los amantes de las piedras preciosas, les hemos dado un buen consejo… para no salir con las tablas en la cabeza.

Redacción: Absalón Davis/@absalonjdavis