HUELLAS Y PRESENCIAS INSULARES: PRIMERA HUELGA EN LA ISLA DE MARGARITA

El agua es el componente principal de la materia viva, de allí su importancia para los seres humanos. El suministro y aprovisionamiento para necesidades domésticas, ha constituido desde tiempos remotos un problema que se ha tratado de solucionar de diferentes formas para proporcionarla al consumo humano de un modo seguro. La fuente esencial del agua potable es la lluvia.

Desde 1498 con la llegada de los españoles a Cubagua, y por el “auge creciente de la población con escasos medios de vida, fuera de la explotación de los ostrales… fue creando en Nueva Cádiz agudos problemas de abastecimiento de víveres, de agua y leña”.

En 1533 el gasto de agua ascendió a 8000 pesos, que provenía en su mayoría del río Manzanares en la costa de Cumaná y en menor escala de Margarita. En nuestra Isla el régimen de provisión comienza con el aprovechamiento las fuentes superficiales, como lagunas naturales o artificiales, pozos cavados para almacenar aguas de lluvia, además con la construcción de galerías filtrantes, entre estas las del Valle de Pedrogonzález, Tacarigua, La Estancia, Caranay y el Abismo en Juangriego.

Durante muchos años la perforación de pozos y la construcción de aljibes o jagüeyes para el aprovechamiento de las aguas subterráneas, fue la alternativa, sin embargo, fueron abandonados luego por su calidad salobre y en algunos casos la presencia de intrusión salina. En 1948 se concluye la construcción del Dique de La Asunción, iniciado en 1946 para abastecer a Porlamar, La Asunción, Pampatar y Los Robles.

En 1945 se iniciaron los estudios para la construcción de un embalse en el sitio conocido como Valle Hondo, en la parte norte del Caserío de Los Fermines en el Valle de San Juan Bautista, el proyecto se concluyó en 1947, y para 1951 finalizó su construcción, con una capacidad de 1.080.000 metros cúbicos y un caudal regulado de 27 litros por segundo.

Durante la construcción del “Dique de San Juan”, se produjo quizás, la primera huelga en Margarita, los trabajadores Amable Mata, Luis López y Eustiquio Velásquez, encabezaron un movimiento en contra de la Empresa Estanly-Taly, encargada de esta obra, que empleaba 600 hombres con un salario de 5 bolívares diarios y 10 horas de trabajo, sin percibir el día domingo, la presión de los trabajadores obligó a esta compañía a reducir la jornada a 9 horas e incluir el día domingo en la nómina, los tres trabajadores fueron detenidos por orden del gobernador Heráclio Narváez, encerrados en el Castillo San Carlos de Borromeo de Pampatar y posteriormente expulsados de la Isla. Semilla sindicalista.

Recopilación: Verni Salazar

Sigue nuestras redes sociales. Somos OtilcaRadioradio on line gratis, transmitiendo 24 horas solo música venezolanaInstagramTwitter FacebookÚnete a nuestro canal en Telegram.